Las políticas de conciliación y el incremento de la productividad


Bajo un título parecido (planteado como una pregunta), Mónica San Nicolás y María Díaz-Pedregal, aportaban su opinión, hace unos días, en Expansión.

La flexibilidad y la conciliación son dos elementos que, poco a poco, las empresas están incorporando a su estrategia de RRHH, para adaptarse a una nueva realidad con unas nuevas tendencias socio-demográficas y para mejorar la motivación y compromiso de los empleados y su posible (?) impacto en la productividad.

¿Conlleva una mejora de la productividad la puesta en marcha de políticas y prácticas que permitan compatibilizar responsabilidades personales y profesionales?

Lo cierto es que sí.

Por una parte, la introducción de medidas de conciliación logran reducir indicadores como el absentismo o la rotación, suponiendo un ahorro para las empresas, pero además, el 87% de los ejecutivos (entrevistados en un estudio de la confederación española de directivos y ejecutivos) considera que existe una relación entre la conciliación laboral y la productividad de las empresas. Los empleados se sienten más comprometidos, lo que conlleva una mejora de su desempeño.

Otro estudio de la Fundación Másfamília, destaca que 160 empresas, que han puesto en marcha este tipo de políticas, han disminuido el absentismo de un 5,3% a un 3% y el índice de rotación de un 1,6% al 0,9%.

Pero además, quisiera destacar otro conjunto de aspectos a tener en cuenta a la hora de poner en marcha estas políticas, como por ejemplo, la posibilidad de ‘teletrabajar’ en períodos de tiempo (1 o 2 días a la semana o por las mañanas,…), práctica que desde nuestro centro de innovación en productividad (www.productivitycenter.org) aplicamos y recomendamos y que ayuda, enormemente, a conseguir esta conciliación.

Se evitan desplazamientos en hora punta, se reduce la asistencia ‘presencial’ a reuniones para las que no es necesario desplazarte, mejora la eficiencia de las comunicaciones y sin perder para nada el trabajo en equipo o la colaboración.

Eso sí, claro está, poniendo en marcha un conjunto de buenas prácticas y con el uso de herramientas adecuadas.

En este sentido, tenemos a nuestra disposición herramientas de comunicación (telefonía fija y móvil, correo electrónico, mensajería instantánea, soluciones de audio y videoconferencia, todas ellas integradas), herramientas de colaboración (de apoyo a reuniones virtuales, aplicaciones para la edición online, una intranet y espacios colaborativos para compartir documentos, conocimiento, información,…), acceso online y remoto a las aplicaciones corporativas (CRM,…),…

Las tecnologías de la productividad personal (o iProductividad) tienen un importante papel a jugar en las compañías.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s