El puesto de trabajo digital y el trabajador de la información


 

En un interesante artículo de la web de Microsoft (ver artículo original) y que lleva por título The Digital Workplace and the Information Worker”  el autor nos presenta la realidad, en este caso de cómo EEUU (pero extrapolable al resto de países) se está convirtiendo una sociedad dependiente de la información y en la que la tecnología tiene una importante influencia en el puesto de trabajo, ya que cada vez más y más ‘empleos’ están basado en la gestión de la información.

En una encuesta del 2001, llevada a cabo por el departamento de Comercio y la Agencia Nacional de Información y Telecomunicaciones, se indicaba que el 57% de los puestos de trabajo en este país usaban ordenadores personales; margen que llegaba al 80% para puestos de dirección, del 70 para puestos técnicos, de ventas y soporte administrativo, mientras que era del 20% para entornos manufactureros.

Estamos hablando del 2001, por lo que podéis suponer que actualmente estas cifras son mucho mayores, por supuesto.

El trabajo basado en ordenadores se ha extendido a una extensa variedad de dispositivos, aplicaciones y ocupaciones, lo que ha supuesto la proliferación de dispositivos móviles como agendas personales, ‘smart phones’, portátiles, miniportátiles, …, así como otros tipos de dispositivos con acceso a Internet mediante WiFi.

43262 43239 43272

Estos trabajadores se han convertido en una parte activa (muy activa) del flujo de información en los procesos de negocio; información que crece a medida que pasa el tiempo.

En el 2002 se estimaba que más del 68% de la fuerza laboral (más 92.8 millones de personas) eran trabajadores de la información (Information Workers)

Ya no podemos considerar que el trabajador de la información está en el sector de servicios o del conocimiento.
En cualquier sector, incluido el industrial, nos encontramos con una enorme cantidad de puestos de trabajo ‘digitales’.

Permitidme que reproduzca parte de la lista de ejemplos del artículo original:

  •           Analistas financieros, que usan programas de elaboración de presentaciones y documentos
  •           Pilotos de aerolíneas comerciales que usan un portátil para consultar sus manuales de vuelo y para calcular planes de vuelo basados en diferentes criterios
  •           Trabajadores de la línea de ensamblaje de una empresa de automoción que acceden a información y datos almacenados en la intranet corporativa
  •           Consultores que ‘teletrabajan’ usando el correo electrónico y programas de productividad personal para comunicarse con sus clientes
  •           Enfermeras que gestionan los datos de sus pacientes en sistemas PDA o TabletPCs
  •           Un agente de embarcación de una compañía aérea que gestiona los datos de los pasajeros que embarcan en los aviones, a través de un programa desarrollado a medida
  •           Un operario de servicios de campo que recoge sus órdenes de servicio y reporta los trabajos realizados a través de su PDA o teléfono móvil.
  •          

Estamos en la sociedad de la información y no olvidemos que nuestros trabajadores cada vez son más (somos más) ‘trabajadores de la información’.

Es por eso que cuando nos planteamos programas de mejora de la productividad en nuestras organizaciones no tenemos que quedarnos en la optimización de las cadenas de producción y procesos de negocio clásicos.

Tenemos que tener en cuenta la productividad de todos estos trabajadores.
Tenemos que proporcionarles “Tecnologías de Productividad Personal”.
Ramon Costa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s