El trabajador informacional. Nuevos retos


Extraido del artículo de Jorge Negrete, Director de la Unidad de Negocio de Information Worker de Microsoft, publicado en IDG.)

Dotar a los trabajadores de la información de los medios para garantizar un desempeño en línea con las exigencias de un mercado globalizado adquiere cada día una dimensión más amplia.

No se trata tan sólo de ofrecer aplicaciones sino un conjunto de herramientas, servidores, soluciones y servicios integrados entre sí que garanticen la productividad y eviten la sobrecarga de tareas que no aportan valor al trabajo personal, en grupo y organizacional.

Mantener el crecimiento de la productividad frente a las nuevas complejidades de la sociedad digital es un desafío crítico a tenor de la evolución que se espera para la próxima década.

¿A qué retos se enfrenta el trabajador de la información desde la perspectiva de la productividad personal?

Hoy día nos encontramos con un escenario en el que hacer frente a la sobrecarga de datos supone un reto fundamental:

  • Los trabajadores de la información pasan el 30% de su tiempo buscando la información que necesitan, por lo que ofrecerles las mejores herramientas para acceder, gestionar y compartir los datos es de vital importancia.
  • Además, la infrautilización de la información es otra de las constantes que nos encontramos. Explotarla en toda su amplitud y utilidad facilitará la productividad tanto personal como de las organizaciones.
  • Estar siempre conectado implica el reto de saber priorizar, centrarse y trabajar sin interrupción.

¿Este cambio de mentalidad a la hora de enfocar el trabajo está ya en marcha? ¿Con qué herramientas tecnológicas cuenta el trabajador de la información para apoyar su labor?

La era digital trae nuevos usos y costumbres en la manera de afrontar el trabajo.

Se están produciendo una serie de cambios en los modos de entender la relación con las actividades laborales.

Organizarse, priorizar, gestionar las interrupciones son aspectos clave para encarar esas transformaciones.

Los cambios, además, traen sus beneficios: gestión personal del tiempo, posibilidad de compatibilizar armónicamente los aspectos laborales y personales, una mayor calidad de vida…

Necesitamos herramientas que ofrezcan conectividad desde cualquier dispositivo: laptop, PDA o móvil, con interfaces de uso y funcionalidades comunes a todos, que se puedan integrar con la agenda, tanto de la propia como de la de terceros; gestionar tareas y prioridades; colaborar on line y en movilidad y hacer llamadas desde el dispositivo con VoIP directamente desde la lista de contactos personal o corporativa.

En cuanto a la gestión de interrupciones, tienen que permitirnos conocer el estado de cada trabajador y facilitar sólo la comunicación que deseemos.

Herramientas integradas se para acceder a mensajería instantánea, VoIP, reuniones on line compartiendo aplicaciones, documentos y voz.

Los information workers tendrán acceso a todos los datos de sus tareas –notificaciones de proyectos, reuniones, aplicaciones de negocio, contactos y planificación– desde un único punto, independientemente de que se encuentren en su puesto de trabajo, viajando o trabajando desde casa.

Prácticas como la metaclasificación, el reconocimiento de pautas o el reconocimiento del significado subyacente en un documento cambiará completamente nuestra mentalidad a la hora de buscar información.

Hablamos de un concepto nuevo, aunque mucho más valioso para las personas: compartir conocimiento, en lugar de buscar información.

No todo es susceptible de estar estructurado en los procesos de negocio de una compañía.

Incluso una cadena de fabricación de un electrodoméstico, por muy moderna que sea, tiene un porcentaje (mínimo) de situaciones no automatizadas, donde alguien tiene que reaccionar ante un imprevisto: siempre hay un pulsador rojo de emergencia.

Y el trabajador informacional tiene que estar preparado y disponer de las herramientas que le permitan actuar en dichas situaciones.

¿Hasta qué punto este futurible es ya una realidad?

¿Cuánto camino le queda por recorrer al trabajador de la información para materializar ese cambio de perspectiva?

Lo cierto es que buena parte de estas necesidades ya están cubiertas por nuevas herramientas y soluciones, pero eso lo comentamos en otro post.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s